Google

Martes, 01 de enero de 2008

NOCHEVIEJA DEL A?O 999... CUANDO SE CREIA QUE LLEGARIA EL FIN DEL MUNDO

LA ULTIMA NOCHE DEL A?O 999 PRESAGIABA EL FIN DE LOS TIEMPOS... AUNQUE AL FINAL... NO PASO NADA


Volver a pagina de comienzo
Asi se vivio en la Bas?lica de San Pedro (Roma), el 31 de Diciembre de 999. Justo antes de la medianoche, cuando se pensaba que llegaria el apocalipsis y el mundo se acabaria...

"El papa Silvestre II se irgui? hasta el altar mayor. La iglesia estaba a rebosar, y todos se hab?an arrodillado. El silencio era tan grande que se o?a el roce de las mangas blancas del papa al moverse en torno al altar. Y hubo todav?a otro ruido. Era un sonido que parec?a medir los ?ltimos minutos de los mil a?os de existencia de La Tierra desde la venida de Cristo. Resonaba en los o?dos de los all? presentes como el latido en los o?dos de quien tiene fiebre, con un ritmo sonoro, regular, incesante. La puerta de la sacrist?a estaba abierta, y lo que o?an los asistentes era el tictac uniforme e ininterrumpido del gran reloj que colgaba dentro, con un latido por cada segundo que pasaba.

Tras la misa de medianoche, reino un silencio mortal. Como ni?os con miedo a la oscuridad, todos los que estaban en la iglesia yac?an con el rostro en el suelo, y no se atrev?an a levantar la mirada. Un sudor de miedo cubr?a muchas frentes heladas, y las rodillas y los pies perdieron toda sensibilidad. Entonces, de repente, ?el reloj ces? en su tictac!

Entre los asistentes empez? a formarse en muchas gargantas un grito de terror. Y, muertos de miedo, varios cuerpos cayeron pesadamente en el suelo fr?o de piedra. Entonces el reloj empez? a dar campanadas. Dio una, dos, tres, cuatro... Dio doce... La duod?cima campanada reson? extingui?ndose en ecos, y sigui? reinando un silencio de muerte!

Entonces el papa Silvestre se volvi? en torno, y con la orgullosa sonrisa de un vencedor, extendi? las manos en bendici?n sobre las cabezas de los que llenaban la iglesia. Y en ese mismo momento todas las campanas de las torres empezaron un alegre y jubiloso repique.

Hombres y mujeres cayeron unos en brazos de otros, riendo y llorando e intercambi?ndose al beso de la paz. As? termin? el a?o mil del nacimiento de Jes?s". Quiza por todo esto el 31 de diciembre de cada a?o se celebra el dia de... San Silvestre.

O al menos asi describe el historiador Frederick H. Martens, lo que debi? pasar en aquella angustiosa noche en la que se cre?a, en toda Europa, que era la ?ltima noche, la que desencadenaba el temido fin del mundo.

Pero... Qu? fue realmente lo que sucedi? en el mundo en la nochevieja del a?o 999? Hubo p?nico o s?lo fue una leyenda medieval?

Historiadores de aquella ?poca mostraban el a?o 1000 como un a?o de locura general, de p?nico y de fatalidades inminentes. Tan grande fue el fervor apocal?ptico que, seg?n reza la leyenda, en el tramo de la medianoche del 31 de Diciembre al 1 de enero de 1000, la poblaci?n de todo un pa?s, Islandia, se convertir?a en masa al cristianismo.

Hubo muchos rumores, pero nada se hizo p?blico por temor a que los ciudadanos, presos de la histeria, vendieran sus posesiones y acabaran api??ndose en las iglesias orando por la salvaci?n.

El historiador Charles B. Strozier escribi?: "hay pruebas de que los monjes dejaron de copiar la Biblia, es decir, dejaron de realizar las actividades fundamentales que definen la vida mon?stica".

Hay muchas m?s leyendas acerca del inminente apocalipsis del a?o 1000 como las narradas por Charles Berlitz: ?El a?o 999 se acercaba a su fin en una especie de histeria colectiva que se apoder? de Europa. Todas las formas de actividad se convirtieron en espectros de la fatalidad inminente... Los hombres se perdonaron sus deudas, maridos y mujeres confesaron sus infidelidades y se perdonaron mutuamente... El comercio entre pueblos y ciudades fue interrumpido en gran medida; las viviendas fueron descuidadas y se dejaron caer en la ruina, ya que el hecho de acumular riquezas podr?a ser tomado en su contra en el d?a del Juicio Final.

Mendigos se alimentaban de los m?s afortunados, los culpables de los cr?menes fueron liberados de la c?rcel a pesar de que muchos quer?an permanecer en ella, llorando por su deseo de redimir sus pecados antes del final. Las iglesias, las puertas de los monasterios y conventos, y las grandes catedrales fueron constantemente asediadas por multitudes exigiendo la confesi?n y la absoluci?n. Sacerdotes impart?an absoluci?n general, de d?a y de noche con multitud de personas que no pod?an entrar y estaban de pie fuera de las grandes puertas...

Los peregrinos acud?an a Jerusal?n desde todos los puntos de Europa. Caballeros, burgueses de las ciudades e incluso siervos, todos viajaban juntos, muchos de ellos con sus esposas e hijos, viajaron hacia el este en grandes bandadas. Las diferencias de clase fueron olvidadas en un torrente de hermandad cristiana. Algunos marchaban bajo azotes de castigo por los pecados pasados, mientras que otros cantaban himnos y salmos....

Cuando lleg? Diciembre, la psicosis y el fanatismo se apoder? de las masas, surgiendo el lado oscuro de la naturaleza humana. Hubo una ola de suicidios de personas que trataban de castigarse a s? mismos antes del final o simplemente no pod?an soportar la presi?n de esperar a que llegara el D?a del Juicio.

Lleg? la Navidad, tal vez la ?ltima Navidad del mundo, quien sabe, con un torrente de piedad y de amor. Familias y amantes renovaban sus lazos de amor en las ?ltimas horas. Los animales de granja fueron liberados por sus propietarios prepar?ndolos para la muerte y la sentencia definitiva. Las panader?as y tiendas de alimentos, regalaron sus bienes y negaron las monedas de qui?n quer?a pagar... En las c?lidas tierras de Italia, Espa?a y Sur de Francia a los enfermos y los moribundos en los hospitales y conventos se las sac? a la luz del d?a para que pudieran ver personalmente a Cristo descendiendo de los cielos.

Despu?s de la Navidad todo cambi?, de una forma m?s c?nica y menos cr?dulos, se comenz? una ?cuenta atr?s? en serio.

Pero al final lleg? la medianoche... y no pas? nada de nada. Ser?a muy interesante saber lo que realmente ocurri? y si ocurri? algo realmente. De todos modos, sea verdad o sean leyendas es curioso ver como el hombre puede actuar ante lo desconocido, ante el miedo a no saber qu? puede suceder en un determinado momento. Somos un c?mulo de sorpresas...

Tampoco sabemos si las parejas que se confesaron infieles y se perdonaron, siguieron viviendo juntos y felices al dia siguiente... y probablemente nunca lo sepamos... pero la verdad es que la ultima noche de siglo, la ultima noche del a?o 999... fue una nochevieja diferente... para todos.

Espero que te haya gustado esta historia, muy apropiada para el primer dia del a?o nuevo... si es que no se ha acabado el mundo y no la puedes leer!!! Muchas gracias por tu visita... y por tu solidaridad Sonrisa Ah... y feliz a?o!

Fuente: jablago.es

Tags: nochevieja, año nuevo, diciembre, año 999, silvestre, creencias

Comentarios

Añadir comentario

  • Autor: Invitado
  • Fecha: Martes, 24 de mayo de 2011
  • Hora:23:43

TERRIBLE.. lo que hace la LOCURA por lo ESTUPIDO... por lo llamado "sagrado" y como se BENEFICIAN DE TANTO ORATE CREDULO.


  • Autor: anacrimalu
  • Fecha: Lunes, 30 de enero de 2012
  • Hora:21:26

..aunque en realidad el último día del siglo y del milenio fue el 31 de diciembre del año 1000


Locations of visitors to this page

BloGalaxia Ranking de blogs Ranking de blogs blog Unión de Bloggers Hispanos Technorati Profile