Google

Lunes, 26 de octubre de 2009

COMO SE SABIA ANTIGUAMENTE QUE UNA PERSONA ESTABA MUERTA DE VERDAD?

ALGUNOS ATAUDES TENIAN UN DISPOSITIVO DE EMERGENCIA POR SI EL MUERTO RESUCITABA

Volver a pagina de comienzo
Determinar si los muertos estaban en realidad muertos era una desconcertante e inexacta ciencia antes de la llegada de la medicina moderna. Pero el temor no era totalmente irracional. A lo largo de la Historia ha habido numerosos casos de personas enterradas vivas accidentalmente y curiosas leyendas hablaban de ataúdes abiertos donde se encontraba un cadáver con una larga barba, o con las palmas de las manos levantadas hacia arriba, o destrozadas por el esfuerzo de haber intentado escapar...

Algunas personas tuvieron tanto miedo a despertar dentro de un ataúd que dejaron instrucciones expresas de que su corazón debía ser apuñalado o su garganta cortada antes de ser enterradas.

Así las cosas, y fruto de ese miedo, o «taphophobia» (del griego taphos, que significa «tumba» y que se traduciría como «miedo a las tumbas»Gui?o, fueron distintas las técnicas utilizadas para establecer el carácter definitivo de los presuntos finados.

Se dice que Paracelso (1493-1541), alquimista y quizá el médico más grande de su tiempo, consiguió la reanimación de un cadáver mediante fuelles, un truco que probablemente fue recogido de escritos médicos árabes. Durante los siglos XVII y XVIII se les administraban enemas de humo de tabaco o se les pellizcaban los pezones con alicates.

Otro sistema consistía en tirar vigorosamente de la lengua del presunto cadáver, llegando a utilizar para ello una máquina-pinza que, durante al menos tres horas, y de manera continua, la sometía a fuertes tirones.

También en el siglo XVIII, el anatomista danés Jacob Winslow (1669-1760) ideó un método basado en hacer cosquillas en la nariz con una pluma, azotar la piel con ortigas o clavar agujas bajo las uñas de los pies. Todo valía para garantizar el no ser enterrado vivo.

Aunque, supuestamente, algunas víctimas fueron devueltas a la vida durante estas torturas, la comunidad científica consideró que la única verdadera señal de la muerte era la putrefacción. Así, se aconsejaba que toda persona que se presumiera muerta debía ser colocada en un lugar cálido en busca de signos de descomposición antes de su entierro. Fueron las llamadas «morgues de espera».

En el siglo XIX, el desarrollo tecnológico en esta búsqueda para evitar un entierro prematuro se concretó en el «ataúd de seguridad», una invención que permitiría a los erróneamente enterrados comunicarse con el mundo por encima de ellos. La mayoría de los modelos incluían un tubo de aire y un dispositivo que permitía avisar a la superficie de la vuelta a la vida del enterrado, soplando un cuerno, o izando una bandera.

Existía un modelo que incluía un martillo mecánico de latón para golpear la tapa de ataúd. Otros diseños incluían escaleras, escotillas de escape e incluso tubos para el trasvase de alimentos. Otro permitiría que el individuo enterrado prematuramente lanzara un petardo por el tubo de aire del ataúd. Algunos incluso también llegaron a estar equipados con una pala.

Una leyenda urbana dice que el refrán «Salvados por la campana» se deriva del hecho de que en alguno de estos «ataúdes de seguridad» se ponía una cadena que estaba atada a una campana en el exterior, que alertaría que la persona recientemente enterrada aún no habría fallecido.

Interesante, verdad? Espero que te haya gustado la informacion, muchas gracias por tu visita... y por tu solidaridad con mi pagina jeje.

Fuente: historiasdelahistoria

Tags: interesante, muerte, historia, resucitar, antiguedad, muertos

Comentarios

Añadir comentario

  • Autor: Invitado
  • Fecha: Lunes, 26 de octubre de 2009
  • Hora:23:39
muy buena info , muchas graciasSonrisa

  • Autor: Invitado
  • Fecha: Mi?rcoles, 17 de febrero de 2010
  • Hora:6:26
muy interesante, de verdad, tambi?n se usaba el espejito para ver si se empa?aba con respiraci?n y las sanguijuelas para ver si la sangre estaba circulando o coagulada, a pesar de todo cu?ntos han sido enterrados vivos! ...y no todos por errores

Locations of visitors to this page

BloGalaxia Ranking de blogs Ranking de blogs blog Unión de Bloggers Hispanos Technorati Profile