Google

Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011

LOS DUEÑOS DEL ORO

EL REFUGIO DE LOS RICOS EN TIEMPOS DE CRISIS

Volver a pagina de comienzo

Cinco personas fijan, dos veces al día, el precio del oro en un ritual nacido en 1919. Solo dan una referencia para el mercado de lingotes londinense, pero la cifra marca un patrón que afecta a las operaciones de todos los mercados de metales preciosos del mundo. Es el 'gold fixing', una liturgia extravagante que se mantiene desde los meses posteriores a la conclusión de la Primera Guerra Mundial.

Las reuniones, que se celebran a las 10.30 de la mañana y las tres de la tarde hora de Londres, fueron presenciales hasta 2004, año en que la familia Rothschild -en cuyas oficinas se celebraban- se retiró del negocio. Ahora son por teléfono, pero los representantes de los cinco grandes bancos implicados aún determinan la cifra de referencia a la antigua usanza, proponiendo valoraciones hasta lograr un equilibrio entre la oferta y la demanda.

Y solo cuando compradores y vendedores están satisfechos se considera concluida la ceremonia. Durante abril, en operaciones 'over the counter' (fuera de los mercados financieros organizados), en Londres se negociaron, de media, 22 millones de onzas de oro diarias; 700 toneladas, 33.000 millones de euros en precios actuales.

Cada cuatro días cambia de manos la misma cantidad de metal que el conjunto de su industria minera es capaz de extraer en un año. Las compraventas se realizan con lingotes de 24 quilates (oro puro) y en torno a las 400 onzas de peso, bajo el estándar de calidad conocido como 'Good Delivery' que establece la London Bullion Market Association (LBMA).

En la mayoría de ocasiones, el oro intercambiado ni siquiera se mueve de sus valijas, situadas en las cajas fuertes de los principales bancos de las grandes capitales financieras del mundo.

El primer 'gold fixing' se celebró en abril de 1919 y marcó un valor para la onza de oro que hoy, corregida la inflación, no llegaría a los 10 dólares. El 23 de agosto pasado rozó los 1.900 dólares la pieza y marcó su enésimo récord histórico. Casi 2.000 dólares por un trozo de metal denso, dúctil y maleable de algo más de 31 gramos de peso. Más del doble que antes del comienzo de la crisis, siete veces lo que costaba hace una década.

Un valor que los defensores de la inversión en oro creen que todavía tiene recorrido al alza por las dificultades por las que pasan las economías de medio mundo. Otros analistas se preguntan, cada vez con más insistencia, si puede estar gestándose una burbuja en torno al metal.

En las compraventas de metales preciosos participan los mismos actores que pueblan el resto de parqués. Cuando la volatilidad se instala en los mercados de renta variable hay 'jugadores' que prefieren retirarse a posiciones más estables. El oro se lleva la palma. Inmune a los vaivenes de la inflación, eterno, difícil de falsificar, escaso, con auténtico valor en la economía real (para joyería, electrónica y procesos industriales) y sin depreciaciones significativas desde que se le da uso financiero, tradicionalmente no ha habido mejor refugio cuando los mercados han ido mal.

La duda, ahora, es si esta estrategia es válida cueste lo que cueste la onza. Por el momento la demanda de oro de inversión no parece tener fin. A medio camino entre la adquisición de oro físico e invertir en renta variable están los productos financieros que basan sus rendimientos en la cotización de este metal.

Algunas entidades ofrecen fondos que permiten al interesado participar en el mercado del metal sin preocuparse más que de su valor, olvidando los costes de mantenimiento y seguridad asociados a su posesión. Otra alternativa consiste en operar con las acciones de las empresas dedicadas a su minería.

Los altos precios del oro han revitalizado su producción, que ahora puede permitirse extracciones más caras y complicadas manteniendo la rentabilidad. Barrick Gold Corporation, la empresa de minería de oro a cielo abierto más importante del mundo, detalló en su informe del segundo trimestre los precios medios de extracción.

Su mina más barata fue Cortez, en el estado de Nevada (EE UU), donde el coste por onza alcanzó los 212 dólares. Esa cifra se triplicó en el caso de sus minas en Oceanía y en África, donde rebasó los 640 dólares.

Curioso, verdad? Espero que te haya resultado interesante la informacion... muchas gracias por tu visita... y por tu solidaridad con mi pagina, no me hare de oro... pero bueno, contigo me basta, jeje.

Fuente: lasprovincias.es


Tags: actualidad, dinero, crisis, oro, economia, ricos, riqueza

Comentarios

Añadir comentario

  • Autor: RGFHERGRJTGR
  • Fecha: Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011
  • Hora:18:01

Muchas risaseso no es nadA DE ORO MI PADRE ES RICO Y TENGO MAS DINERO


Locations of visitors to this page

BloGalaxia Ranking de blogs Ranking de blogs blog Unión de Bloggers Hispanos Technorati Profile